lunes, 18 de mayo de 2009

BARRAS DE COURRECH


“Nunca amamos a nadie: amamos, solo, la idea que tenemos de alguien. Lo que amamos es a nosotros mismos”. Atte. Katty.

Otra vez mi amiga sexy katty es mi fuente inspiración, créanme que me es difícil el tratar estos temas sobre todo para mí como hombre tengo dos dificultades: en primer lugar mi estructura neurológica que como saben existen menos redes neuronales entre ambos hemisferios que en las mujeres por lo cual tengo que sentarme, PARAR y dejar todo a un lado para a extraer un extracto de mi alma y plasmarlo en palabras. Y segundo el no poder verte, a ti destinatario de mis palabras y tratar de sincerarme como si estuvieras platicando en estos momentos conmigo como una amistad que te llevo en el corazón.

Seguramente hemos de sentir igual que mi amiga viendo el contexto actual, las formas en que nos relacionamos se permea en el ambiente que nosotros en su mayoría recaemos en las demás personas nuestras expectativas, idealizaciones y otras cuestiones que subjetivamente necesitamos o esperamos, pagando un costo por ello de diversa índole según la relación en particular a cambio. Un lama decía que tal vez el mayor regalo que podemos recibir y dar a nuestra pareja es el quererla y aceptarla (con conocimiento genuino y sin proyectarle masturbaciones mentales) a pesar de sus demonios internos; pienso que esto puedo ser extensivo a todas la relaciones en general enriqueciéndonos también a nosotros mismos también ya que para este proceso se de necesitamos forjar una visión humana y ejercitar la compasión hacia ambas partes.

A mi me pasa con Alejandra (la mujer que conocí en internet) le estoy proyectando un montón de expectativas que todavía no he podido corroborar, sinceramente analizándolo me siento un poco mal por mi, siento que no es muy coherente por mi parte el querer darles estas ideas y ser a su vez enfrascado en estas situaciones que comentamos, pero también haciendo un juicio humano he visto que a muchas personas les pasa lo mismo con otras que acaban de conocer por lo cual será mejor parar y dejar que las cosas vayan brotando de forma natural.

Los que nos dice katty: solo amamos la idea que tenemos de alguien…, es una idea con bastante peso y se puede explicar de diversas formas; si tomamos como premisa que nuestro sentimientos están ligados a nuestros pensamientos (conscientes e inconscientes) ya que de hecho por cada pensamiento se genera una emoción por sutil que sea, y estos pensamientos a su vez están formados por palabras que forman parte de nuestro sistema de codificación de la realidad basado en el numero de palabras que manejamos e interpretamos este factor se vuelve trascendental siendo que si no tenemos palabras para categorizar un fenómeno de la naturaleza ya que simplemente lo dejamos pasar por alto; de manera que lo anterior es una primer limitante para el conocimiento de este ser que amamos por lo cual es conveniente que aumentos nuestro vocabulario como una manera de asimilar de una manera más completa nuestro entorno y quienes nos acompañan.

Mientras hemos avanzado en esta columna eh resaltado el verbo PARAR y es a este punto donde quería llegar el PARAR. Escuche del lama mencionado que una manera de romper con nuestro sistema ideas para darle paso a un nuevo conocimiento es precisamente el parar, el observar a algo o alguien en este caso y permitir que penetre en nuestro ser para obtener un conocimiento genuino del mismo, y es donde se puede romper con la disyuntiva “…LO QUE AMAMOS ES A NOSOTROS MISMOS…” y permitir que entre en nosotros como una fotografía del corazón y darle el regalo más grande que le podemos dar a nuestro ser amado: EL ACEPTARLO.

Se que la vertiginosidad de la vida actual no es fácil el pararse a contemplar o contemplarnos y no me refiero a meditar aunque podría ser así, me refiero por ejemplo simplemente al hacer una pausa y ver en los ojos de nuestros seres queridos el espectro de sus sentimientos, y sentirlos también para formar la comunión que muchos llamamos empatía que es del alma la caricia y del cielo la alegría, que a su vez forja nuestro corazón en columnas de acero siendo el sendero al camino de un mundo verdadero y de paz.

Por favor envíenme lo que piensan a leon_relg@hotmail.com porque de hecho estas palabras las escribí para ustedes, ya que es el compartir una manera de crecer.

Para obtener mayor información en el arte de parar visiten http://www.casatibet.org.mx/

COURRECH.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal