miércoles, 27 de mayo de 2009

TIERRA DE NADIE

Desde lo alto del Cerro, aquel condenado a muerte, suspiraba bocanadas de libertad...
sabia lo que habia hecho y que sin pensarlo nuevamente, lo volveria a hacer, triste y desolado vagaba por su mente aquel terrible pensamiento, aquel acto que le costo la vida; por que ya era un muerto, que vagaba entre el limbo terrenal.
La tropa, avida de muerte, ansiaba la ejecucion de aquel miserable, sosegado por los palos propinados y magullado se aferraba a la vida, saboreando aquel polvo con un dejo a orin, que lo sujetaba a la ironia de vivir.
Aquel sargento, misterioso, del cual solo se sabia que su esposa habia fallecido en un accidente automovilistico y fuertes rumores culpaban al sargento de haber provocado el mismo el accidente,al encontrar a su fragil y de dulce sonrisa esposa en manos de otro militar... (CONTINUARA)

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal